Mirar pantallas no daña la vista, probablemente.

En las últimas semanas seguro que has pasado horas delante de alguna pantalla ya sea móvil, ordenador o Tablet y muy posiblemente en algún momento te habrán molestado los ojos. ¿Hay peligro a medio-largo plazo? ¿Puedo perder visión?


Peligro para la vista

Podemos decir que mirar pantallas durante mucho tiempo “casi” seguro que NO daña la vista, pero genera una serie de molestias como sequedad o fatiga ocular que se solucionan descansando la vista. A esta serie de problemas derivados de la exposición a pantallas se le denomina Síndrome Visual Informático.


Esta afirmación se basa a estudios actuales, que pueden cambiar pues el uso prolongado de pantallas es objeto de investigación constante, aunque todo apunta que nuestros ojos no se ven perjudicados por este motivo. Queremos dejar claro que nos referimos solo a la salud ocular, estar todo el día delante de pantallas ha demostrado ser negativo en el desarrollo de los niños y capaz de descoodinar el reloj interno de los adultos.


Recomendaciones

Cuando estamos delante de una pantalla tenemos tendencia a parpadear poco y mantener mucho tiempo el enfoque a corta distancia.


Una gran ayuda es mirar a un punto lejano cada 20-30 minutos y usar lágrimas artificiales si se nos secan los ojos.


¿Y el peligro de la Luz Azul?

La Luz azul es parte del espectro que el ojo humano es capaz de ver. Se sitúa en unos 400-500 nanómetros del ancho de banda que apreciamos.


Es una luz con mucha energía, siendo capaz de alterar ciertas moléculas de las células humanas y causar reacciones bioquímicas, convirtiendo a la luz azul intensa en Fototóxica.


Existen experimentos donde se demuestra que la luz azul intensa es capaz de dañar la retina de animales de laboratorio.


Muchas pantallas utilizan Tecnología LED que usa diodos de luz azul, pero su energía es muy baja y no representa un peligro para nuestras retinas.


La mayor fuente de luz azul es el cielo, que filtra la luz del sol mostrando solo una parte la longitud de onda, de ahí su característico color azul. La intensidad de luz azul del cielo es muy superior a las de las pantallas incluso en un día nublado.


Todos somos conscientes de los peligros de mirar directamente al sol, pero mirar al cielo no daña la vista y es la mayor fuente de luz azul a la que estamos expuestos sin resultados adversos.

CATEGORÍAS