camporico logo
esenfr

4 claves de alimentación básicas para el desarrollo de tu hijo

Practicar una alimentación saludable es algo recomendable para todo tipo de personas. Sin embargo, en los niños cobra un valor todavía más sustancial, ya que se trata de una etapa fundamental para su desarrollo. Si estás preocupado por lo que le das de comer a tus hijos, en Huerta Campo Rico, vamos a aportarte varios consejos muy útiles.

 

La alimentación de tu pequeño debe ser una prioridad básica, ya que de ello dependerá buena parte de su felicidad en el futuro. Durante sus primeros años de vida somos responsables de todas sus comidas, así que debemos tomar muchas precauciones, pero sobre todo, debemos enseñarlos a comer, sin necesidad de ser tan estrictos.

 

Si bien durante los primeros meses debemos seguir unos cánones más concretos, empleando la leche materna durante los seis primeros meses e introduciendo paulatinamente los alimentos básicos durante el primer año, la etapa escolar es más decisiva todavía, ya que al existir mayor libertad, es el momento en el que el niño forjará su educación alimentaria.

 

En Huerta Campo Rico, como expertos en alimentación saludable, queremos ayudarte a lidiar con esta etapa básica de la mano de los siguientes consejos. ¡Te resultarán muy útiles!

 

1. Planifica las comidas pensando en sus necesidades

Es completamente indispensable que tu hijo reciba un aporte equilibrado de cada uno de los nutrientes. Aunque lo es para todas las personas, la alimentación de tu pequeño está bajo tu responsabilidad, así que procura darle lo mejor.


Por ello, planificar las comidas es lo más sensato. Decidir con improvisación, puede ser causa de desequilibrios alimentarios nada recomendables a estas edades. Apuesta por la dieta mediterránea y dale la oportunidad de practicar una dieta saludable.


 

2. Educa a tu hijo sobre los nutrientes

Durante esta etapa debes entender cada comida como una oportunidad para educar a tus hijos, ya que muchos de los hábitos heredados durante la infancia se mantendrán en la adultez. 

 

Por ello, enseña a tu hijo a distinguir cuál es el contenido nutritivo de cada una de tus recetas. Se trata de un pequeño esfuerzo, que en el futuro le reportará muchas satisfacciones, ya que, gracias a tu educación, sabrá ordenar su alimentación con coherencia.

 

3. Reduce el contenido de azúcares

A los niños les encanta el dulce. ¡Ya lo sabemos! Sin embargo, hay que reducir el grado de azúcar existente en sus comidas. Ten en cuanto que esta aparece en elementos envasados como los cereales, el pan de molde, las galletas, el pan de molde, la mermelada o el tomate frito, entre otros muchos.

 

Intenta que la mayoría de los alimentos que tome tu pequeño sean naturales, para evitar el alto contenido de azúcar y elimina todo tipo de bollería industrial y, por supuesto, reduce las golosinas solo a ocasiones especiales. 

 

Sin embargo, esto no tiene por qué ser sinónimo de eliminación del dulce. Intenta elaborar los dulces de manera casera y sustituye el azúcar por otros endulzantes como la miel, la canela, las pasas o los dátiles. Asimismo, tenlo claro, si tu hijo pide un ‘snack’, la fruta es el mejor sustituto posible del dulce.

 

4. Dedica su tiempo a la cocina

A veces, la falta de tiempo es el mayor enemigo de la alimentación saludable, pero si tienes un hijo debes dedicarle un esfuerzo extra para no llenar su alimentación de productos procesados. 


Trata de comprar productos frescos, reduce el porcentaje de fritos y convierte la plancha en tu mejor amiga. No obstante, habrá ocasiones en los que necesites recurrir a productos ya preparados. En ese caso, Huerta Campo Rico marca la diferencia, ya que sus productos están íntegramente compuestos de recetas naturales.


 

Que tus hijos asuman la alimentación saludable es el mejor regalo que puedes hacerle. Si sigues estos consejos, tu pequeño se desarrollará fuerte y sano y adquirirá hábitos muy positivos de cara al futuro.

 

 

CATEGORÍAS