Ayuno intermitente ¿Bueno, malo?

Podríamos decir que es una de las “dietas” de moda entre muchos famosos en influencers, aunque hay que destacar lo de dieta pues no se centra tanto en los alimentos que comes como en las horas en las que puedes comerlos.


No hay muchas publicaciones de peso sobre este tema y la mayoría son  observacionales, pero vamos a intentar ver los efectos beneficiosos y perjudiciales que pueden tener este tipo de comportamientos.


¿Qué es?

Básicamente hablando es hacer ayuno o dejar  de comer por ciclos, esto quiere decir que hay horas en las que puedes comer y horas en las que está prohibido tomar cualquier bocado.


En internet hemos encontrado infinidad de técnicas para hacer este tipo de “dieta”, exponemos las más recurrentes que hemos encontrado:


Método 8/16. Es bastante simple, 8 horas donde  se puede comer y 16 horas donde se tiene que hacer ayuno.   Esas 16 horas de ayuno incluye el sueño y unas horas más que pillara o el desayuno o la cena.


Método 5:2. Este método implica que dos días de la semana solo puedes comer como máximo 500-600 calorías y el resto de la semana comida normal. Por supuesto no implica que los días sean sucesivos, mejor separarlos.


Método come, para, come.  Este método alterna días enteros de ayuno donde solo puedes tomar agua, café o té y al día siguiente puedes comer lo que quieras. Este patrón es necesario seguirlo al menos un par de veces por semana.



Beneficios.

A nivel psicológico parece que funciona, de hecho son muchos los testimonios que relatan cómo han perdido peso.  También es cierto que casi el 95% de las personas que pierde peso lo recupera en los siguientes 5 años.


También se le atribuyen ciertos beneficios como mejora hormonal, mejora del índice glucémico,  mejora a la resistencia de la insulina, nos depura o nos mantiene más jóvenes. Lo cierto es que estos supuestos beneficios no están demostrados o en algunos casos son imposibles.


Desde luego podemos decir que el ayuno intermitente no ayuda a mejorar la salud, pero parece que sí que ayuda a ciertas personas a perder peso y eso mejora su salud.


Perjudicial.

Al igual que los beneficios no parece que exista nada perjudicial en esta “dieta” más allá de la dificultad de mantener a largo plazo esta dieta y una vez que se abandone, el peso volverá.


Hay ciertas personas que al sacarlas del habitual de 3-5 comidas diarias creen que están desnutridas o se van a quedar sin energía.  Ningún nutricionista defendería esta idea, pues no hay comida más importante que otra, lo que importa es el total de nutrientes al cabo del día y la calidad de estos.


Conclusión.

No parece que tenga más beneficios que los psicológicos (muy importantes), ni tampoco efectos adversos más allá de compaginar todo esto con la vida social y familiar.


Como siempre decimos, antes de iniciar cualquier dieta, esta incluida, visita a un nutricionista titulado, sabrá guiarte de forma segura por todo el proceso.



Bibliografía.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31283627

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31303391

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26135345

https://www.aicr.org/enews/2013/april-2013/fad-diet-promises-aicr-reviews.html

https://www.nhs.uk/live-well/healthy-weight/top-diets-review/

CATEGORÍAS