camporico logo
esenfr

Errores comunes en la alimentación de los niños

Todos los padres sabemos que la alimentación es un principio básico en la crianza del niño y las diferentes dificultades que nos encontramos a la hora de alimentarnos. Basándonos en el libro “¿Qué le doy de comer?” de los nutricionistas Lucía Martínez y Aitor Sánchez vamos a repasar errores comunes que cometemos y como solucionarlos.


Cereales para desayunar

En general, tenemos que huir de todo alimento que en su caja ponga especial niños o para niños y en particular de los cereales del desayuno. Son alimentos con altos niveles de azúcar y grasas de mala calidad, que conquistan a los niños precisamente por un sabor dulce muy potente. Para tomar un día no hay problema, pero no pueden ser de consumo diario.


Opción. Si eres de los que piensa que en hacer una tostada se pierde mucho tiempo, dales copos de maíz y para endulzar córtales un plátano o pasas. Si quieres, puedes mezclar las dos opciones durante un tiempo para que la transición sea más amable.



Bollería casera para merendar

Bizcochos, magdalenas, galletas, aunque estén hechas en casa siguen siendo alimentos muy poco interesante nutricionalmente. Evidentemente estos productos son mejores que los industriales, pero hay que recordar que siguen siendo altos en azúcares y grasas, lo ideal, comerlos de forma esporádica.


Opción. Lo ideal es la fruta, pero el tradicional bocata de queso también es muy buena opción. La bollería no es mala en sí, pero mejor comerla solo unas cuantas veces al mes.


Sustituir fruta por zumos

El zumo en ningún caso sustituye a la fruta entera. La fruta se compone de fructosa, fibra, agua y sus otros componentes haciendo que el efecto metabólico en comparación con el zumo sea muy diferente. El zumo produce un gran pico de insulina y no es saciante (malo) y la fruta no produce ese pico y es saciante (bueno).


Opción. Frutas de temporada hay mucha y ofrecer diferentes sabores suele funcionar con los niños, pero sin duda, lo que mejor funciona es ver a los padres comer fruta, ofréceles de tu porción y terminaran comiendo contigo.



Pan de molde por pan tradicional

Por desgracia, muchos de los panes de molde que venden, traen componentes para su conservación y sabor que los convierten en opciones poco saludables. El pan tradicional a pesar de su dureza es significativamente mejor, de hecho les obligará a usar los dientes que para eso los tienen.


Chuches y caramelos

Lo cierto es que a nadie le hace daño un caramelo, pero habría que preguntarse ¿Es solo un caramelo? ¿Cuántos se come a la semana? Cantidad y frecuencia nos van a decir las dimensiones del problema.


Como padres podemos y debemos decidir la frecuencia que los adultos dan chuches a nuestros hijos, lo ideal, dejarlas solo para cumpleaños y días señalados.


Yogures de sabores

A los niños no les gusta el sabor del yogurt natural por que desde que se inicia la alimentación complementaria, los hemos acostumbrados a sabores muy intensos, donde el azúcar hace presencia en gran medida desde los primeros yogures que les damos. Lo bueno es que tiene solución, hay que volver a acostumbrar el paladar.


Esto no es solo para los niños, si los adultos comemos yogures naturales ellos por imitación harán lo mismo.


Opción. Para el cambio, vuelca un yogurt natural en un bol y añádele trozos de fruta como plátano, pera o fresa o pequeñas porciones de azúcar o canela, para que el cambio no sea tan brusco.



Menú infantil

No existe motivo por el cual un niño no pueda comer lo mismo que los padres en un restaurante. Muchas veces simplemente adaptando un poco el plato o la presentación conseguimos que accedan a probarlo y comerlo.


Los restaurantes y bares suelen ser lugares ideales para que los niños prueben nuevos sabores y texturas y vea los padres disfrutar de ellos.


Los menos infantiles se suelen componer de alimentos muy procesados (Nuggets, varitas de merluza empanadas, etc...) y casi nuca son elecciones interesante a nivel nutricional.


Tablet y móvil para comer

La Tablet y el móvil no son el demonio, pero si comen de forma habitual viéndolos puedes llegar a alterar su mecanismo de apetito-saciedad, haciendo que coman por encima de sus necesidades. Este mecanismo le protegerá en el futuro de comer en exceso.


Opción. Si vamos a un restaurante a comer, recordemos que los niños difícilmente van a soportar nuestras sobremesas de 1-2 horas, pensemos en alternativos como dibujar, leer o llevarse algún juguete para que la sobremesa no se convierta en un infierno.

¿Que como para el colesterol?

¿Que como para mi colesterol?

Leave review
El público en general conocimos al “colesterol” en la época de los 80 a raí...
Leer más
Fruta ¿Es sano tomarla?

Fruta ¿Es sano tomarla?

Leave review
Leer más
Niños que pegan

Niños que pegan

Leave review
Leer más

CATEGORÍAS