camporico logo
esenfr

Espinacas con garbanzos, un plato con mucha historia

Las espinacas con garbanzos son uno de los platos más tradicionales de Andalucía, así como un claro exponente de la alimentación saludable. En Huerta Campo Rico queremos que conozcas un poco más sobre este plato y, por ello, vamos a contarte alguna de las particularidades que lo definen.

 

Probablemente, lleves toda la vida degustando este plato y conozcas al dedillo su receta, la cual evoluciona en cada casa, atendiendo a diversas variaciones. Las espinacas con garbanzos son un manjar de toda la vida que nos conquista con su sabor característico, fruto de una sencillez afianzada en la tradición.

 

Las espinacas con garbanzos son una referencia indiscutible para el modelo de alimentación saludable que propone Huerta Campo Rico. Por ello, queremos hacerle nuestro particular homenaje, contándote algunos detalles importantes sobre ellas. ¡Presta mucha atención!

1. El origen de su unión

 

La historia de las espinacas con garbanzos hunde sus raíces en la tradición árabe de Andalucía. El gusto de esta civilización por las verduras es muy pronunciado, así que ellos fueron los primeros que las trajeron a España, procedentes de Persia, allí donde, según algunos expertos, se cultivó por primera vez.

 

Su mezcla con los garbanzos tiene su razón de ser en la dificultad de conservación de las verduras. Por ello, los árabes empezaron a mezclarlas con muchas especias y legumbres. Aquí encontramos el origen de esta unión que tanta gloria gastronómica nos ha proporcionado.

2. Plato de tradición cuaresmal

 

Los siglos XIX y XX fueron decisivos para la popularización de esta receta entre los españoles, pues según los expertos, durante esta época se extendió como una receta imprescindible para la dieta cotidiana durante los meses de Cuaresma.

 

Durante este periodo, en el que una gran mayoría de la población prescindía de la carne, las espinacas con garbanzos se convertían en un aliciente muy importante, además de un aporte nutritivo muy consistente, tal como comprobaremos a continuación.

3. Propiedades extraordinariamente saludables

 

La unión entre verduras y legumbres difícilmente podía salir mal. Por un lado, la espinaca es una verdura con un elevado nivel de proteínas, lo que nos vendrá genial para mantener el equilibrio alimentario si queremos reducir el consumo de carnes y pescados.

 

Mientras, su nivel de grasas e hidratos de carbono es muy bajo; y el de fibras, vitaminas y minerales, muy alto. Paralelamente, los garbanzos también son una fuente excelente de proteínas, lo que refuerza este valor en el plato. También poseen muchos minerales, así como antioxidantes y fibras. También son una garantía en la batalla contra el colesterol. Por todo ello, destaca como una receta única gracias a sus potentes cualidades nutritivas y saludables.

4. El valor de las especias

 

Espinacas, garbanzos, aceite de girasol, ajo, aceite de oliva virgen extra, vinagre, sal, comino, pimentón dulce, pimienta negra, laurel y limón son los ingredientes principales de la receta de Campo Rico, todos ellos naturales.

 

Como ves, esta receta pone en valor la importancia de las especias para dar sabor en la cocina, lo que a su vez sublima la importancia de la creatividad casera, demostrada tradicionalmente con el objetivo de crear una gastronomía altamente sabrosa y apta para todas las posibilidades económicas.

 

En Campo Rico creemos en la alimentación saludable y, por ello, las espinacas con garbanzos son uno de nuestros platos estrella. Si has leído todas sus características, seguramente te habrá entrado el gusanillo. ¿A qué esperas para probar nuestra receta?

CATEGORÍAS