camporico logo
esenfr

OBESOFOBIA ¿lo sufres?

Pocas son las personas de mediana edad que pueden decir que nunca se han puesto a dieta, y entre los adolescentes parece que este indicador aumenta. Nos han vendido que estar delgado es estar sano, parece que no importa lo que tengas que hacer para estar delgado, lo importante es conseguirlo.


Las personas somos cuerpo y mente, si aún piensas que tu salud solo depende de tu cuerpo este post te interesa.


Cuando vemos a una perdona gorda o pasada de kilos, lo primero que pensamos es que no se quiere. Esa persona gorda se ha dejado de cuidar, se mueve poco y come demasiado, no tiene amor propio ni autoestima… Seamos sinceros, quien no ha pensado eso alguna vez.


Existe una enorme tendencia a pensar que nuestro aspecto físico y nuestro peso, es el indicador perfecto de nuestra salud, incluso los propios sanitarios, antes de ver analíticas si vas pasado de peso ya te están dando indicaciones para perder peso, no para ganar salud o cambiar hábitos, lo importante es estar delgado.


La delgadez no es indicativo infalible de salud, al menos en nuestra sociedad. Se tuvo que acuñar el término delgado metabólicamente obeso por la cantidad de personas delgadas con analíticas similares a personas con obesidad. La combinación de actividad, fuerza de una persona y por supuesto su peso son indicadores más reales de su salud.


En nuestra sociedad, se rechaza el sobrepeso y la obesidad, se desvían demasiado del estereotipo del cuerpo delgado y desde luego no se hace por salud, es simplemente estética.

Las personas somos seres sociales y como tal, nuestro aspecto físico es importante a la hora de relacionarnos, pero ahora se le da una importancia vital, especialmente entre los adolescentes donde el aspecto físico lo es todo y si eres gordo estas fuera.


Hay que ser consciente del cuerpo que tenemos, descansando, comiendo adecuadamente, practicando deporte, teniendo relaciones sociales, podemos mejorar notablemente nuestro aspecto físico y nuestra salud, pero no todos podemos tener cuerpos de modelo. Tenemos que aprender a aceptar nuestros cuerpos y sobre todo las partes que no nos gustan.


La cultura de la dieta

En España, ha calado hondo la cultura de la dieta, donde los facultativos te ofrecían un papel fotocopiado de una dieta “saludable”, que la hacías por un tiempo determinado para volver a tu peso ideal y recuperar tu salud. No importaba la relación con la comida, ni los hábitos que tuvieses, ni tan siquiera tus gustos culinarios o como se desarrollaban tus relaciones sociales en la mesa, lo importante es seguir las indicaciones de la dieta fotocopiada.


Ahora esa dieta “fotocopiada” ahora la puedes encontrar en internet, donde miles de influencers con relaciones tóxica con la comida te dicen como alimentarte adecuadamente.

Las dietas restrictivas llevan casi tres décadas demostrándonos que no funcionan, prohibir alimentos, horarios o incluso obsesionarse con comer solo sano son trastornos cada vez más frecuentes en consultas.


Descanso, deporte, relaciones personales y relación con la comida son pilares fundamentales para la salud y por supuesto para mantener nuestro peso correcto.


No dejaremos de repetir que una dieta es una serie de hábitos para intentar comer saludable la mayor parte del tiempo. La comida alimento, pero también es placer y socializar y no podemos sufrir después de disfrutar de un banquete, si tenemos hábitos de alimentación correctos un pequeño banquete culinario no marcará la diferencia.


Deporte

Poner únicamente en manos de la alimentación nuestra salud, es tener una visión muy reducida del cuadro. El deporte es el mejor tratamiento contra muchas enfermedades, no te hace inmune, pero aumenta mucho las posibilidades de no enfermar.


Puedes hacer deporte habitualmente, comer saludable y aun así es posible que no tengas el cuerpo perfecto que vemos en redes. Esto no significa que estés menos sana que la modelo que aparece en bañador en la portada de revista, simplemente tu constitución y genética son diferentes. Es muy posible que con un enorme esfuerzo de dieta y ejercicio puedas tener temporalmente un cuerpo 10 ¿Pero, habrá merecido la pena el sacrificio de privaciones necesario para conseguirlo?


Un obeso responde peor al deporte que una persona con peso normal, su propio cuerpo pone trabas a la hora de perder grasa y en muchas ocasiones cuando se pierde rápido dejan secuelas de por vida.


Una persona con cierto sobre peso que hace de forma habitual deporte puede estar tan sano o más que otra que solo come poco para estar delgado.


La fisiología humana es complicada y todo esta entrelazado y es dependiente de muchos factores, no existe una fórmula para todos.



Gordos

En ningún momento queremos defender que estar muy pasado de peso es lo ideal, pero queremos hacer saber que el sobrepeso y la obesidad son enfermedades y los pacientes no siempre son plenamente responsables de su situación.


Ambiente obesogénico, ritmo de vida, estrés, cargas o problemas familiares, trabajo, son solo algunos de los factores que nos influyen a la hora de ganar peso. Si mantenerse delgado fuese tan fácil como hacer una dieta y deporte no seguiría creciendo el número de obesos en el mundo.


Recordemos que solo el 5% de personas que pierden peso lo mantienen en los 10 próximos años, eso hace un fracaso del 95%, una atentica barbaridad.


Internet está lleno de vídeos donde personas de diferentes culturas pierden peso rápidamente, pero no muestran a esas personas 10 años después, en la mayoría de los casos nos llevaríamos una desagradable sorpresa.


Conclusión

Perder peso de forma saludable, solo es posible cambiando nuestros hábitos y eso es muy difícil siendo necesaria la ayuda del entorno al completo.


La obesidad es una enfermedad y aun no conocemos la cura.

CATEGORÍAS