Tribus nutricionales

Alimentarnos es una cuestión de supervivencia, pero con el paso de los años y la mejora de la calidad de vida se convirtió en un placer.  Con el avance de la producción vimos que teníamos comida de sobra y comimos hasta la saciedad, entonces empezamos a preocuparnos por nuestro peso, aspecto y por supuesto la salud.


Cada vez nos preocupa más nuestra salud y la de nuestra familia, esto nos ha llevado a preocuparnos de algo tan importante como es la alimentación.


Ahora resulta extraño consumir sin mirar la fecha de caducidad de los alimentos y en muchas ocasiones nuestra compra está guiada en parte por los ingredientes de esos alientos que compramos o por su información nutricional.


Esta preocupación  por la alimentación nos ha llevado a agruparnos, asociarnos, reunirnos o como lo queramos llamar según nuestro criterio para alimentarnos, y  es así como nacen las tribus nutricionales. Ya seas vegano, vegetariano, paleo o keto das por hecho que tu elección es la mejor y te  sientes bien al estar rodeado de los “tuyos”.


Dentro de tu tribu, sea la que sea, te sientes cómodo y hay una tendencia clara a menospreciar al resto, esto cobra especial relevancia en las redes sociales, donde el insulto y el desprecio están a la orden del día.



Este tema se dispara cuando hablamos de alimentación en niños, si perteneces a una tribu te van  a llover críticas por todos lados y no solo por la elección de los alimentos, puestos a insultar también se meterán con tu falta de formación y de camino con tu poca cultura y tus nulos conocimientos para educar a tu hijo.


Sociedad

Tenemos que tener claro que estas tribus nutricionales nacen de la posibilidad que nos permite nuestra sociedad de consumo.  Gracias a la enorme oferta de alimentos que tenemos hoy día podemos permitirnos rechazar los que no nos interesan y centrarnos solo en los que creemos que son mejores para nuestra salud.


Cuando hay escasez de alimentos es mucho más difícil que proliferen este tipo de conductas.



Tribu buena, tribu mala

No existe una dieta mejor que otra. No quiero defender ni atacar ninguna conducta de alimentación, pero vayamos por partes.  Da igual el tipo de dieta que hagas que si no está correctamente equilibrada no será beneficiosa, un  ejemplo claro es un vegetariano que se alimenta a base de refrescos y patatas fritas…


Las personas somos omnívoros, de forma que estamos preparados para comer casi todo tipo de alimentos, el hecho de desterrar de tu dieta uno de ellos no te hace ser mejor o peor persona, es una decisión personal y como toda decisión habrá gente en contra y a favor.


Existen opciones como la vegana que necesita de suplementación para un correcto equilibrio, por esto, son muy atacadas como poco naturales, pero lo cierto es que no deja de ser una opción personal y es la persona la que tiene que estar contenta con su decisión.


Conclusión

Respeto, tanto para uno mismo como para las decisiones diferentes a la tuya. 

Si vas a unirte a una de las tribus nutricionales, como siempre recordamos visitar a un  profesional de la nutrición para que tu forma de alimentarte sea equilibrada y olvida los consejos de los “influencers” que inundan las redes.


CATEGORÍAS