camporico logo
esenfr

Cáncer y deporte

El cáncer es una plaga que se ha asentado en nuestro vocabulario de forma permanente en los últimos años. Son muchos los estudios que avalan la práctica de ejercicio físico como elemento de prevención contra el cáncer, llegando a ayudar a prevenir hasta 13 tipos diferentes de cáncer.


Caso especial es el cáncer de mama donde una investigación desarrollada por GEICAM marcaba que las mujeres que no realizaban ejercicio físico presentaban hasta un 71% más de posibilidades de desarrollar este tipo de cáncer.





Tenemos que dejar claro que el ejercicio físico NO CURA, pero mejora la respuesta del organismo contra ciertas enfermedades entre ellas en cáncer.


Haber realizado actividad física antes de padecer esta enfermedad es vital a la hora de enfrentarse a ella. El cáncer y su tratamiento va a afectar y mucho a la condición física del paciente, cuanto mayor sea el estado físico del paciente a la hora de luchar contra el cáncer más posibilidades tendrá de vencer.


Por qué realizar actividad física

Entre sus beneficios podemos encontrar  que ayuda con los efectos secundarios de la medicación y ayuda en la pérdida de masa muscular. Es un gran aliado contra los efectos del tratamiento como debilidad, estado de ánimo, fatiga o pérdida de masa muscular.


Al realizar actividad física favorece que nuestro cuerpo genere más células natural Killer (NK), estas son las encargadas de la primera línea de defensa contra tumores y agentes externos, eso sí, aún queda mucho por investigar de estas células.




La capacidad de tolerancia de una persona al tratamiento es directamente proporcional a la cantidad de masa muscular. Elena Sarabia


Que deporte puedo hacer

No existe un deporte que sea común para todos los casos, pues va a depender del estado del paciente, edad, complexión, tipo de cáncer, estadio del cáncer, etc…pero desde la AECC (Asociación Española contra el Cáncer) recomienda los ejercicios de fuerza por el beneficio que se obtiene en poco tiempo.


También destacan los ejercicios que se hacen desde AECC como salidas al parque, ejercicios con gomas elásticas, o ejercicios con sillas para aquellos que solo pueden desde casa.


Ejercicio durante y después del cáncer

Es impórtate crear un hábito, con ello minimizamos la tríada tóxica del cáncer: inactividad, baja condición física y obesidad. En muchas ocasiones las complicaciones bien no por el cáncer en sí, sino por  las derivadas de la vida sedentaria.


Con el ejercicio se liberan hormonas como la endorfina, además de tener un efecto analgésico para el dolor y nos ayudara a dormir mejor y en definitiva soportar la quimioterapia, pero para iniciar la práctica deportiva tenemos que tener en cuenta la idiosincrasia de cada tumor poniéndonos en manos de un especialista a la hora de comenzar la práctica deportiva.



CATEGORÍAS