camporico logo
esenfr

Congelar alimentos ¿Es sano?

Todos queremos tener salud y si tienes hijos a tu cargo esa preocupación se multiplica, pero con el ritmo de vida actual que tenemos, trabajo, casa, relaciones, etc… a veces es muy difícil cocinar a diario y lo de ir a la compra por productos frescos lo complica un poco más.


Los congelados pueden ser una opción muy interesante, pero siempre con ciertas condiciones, veamos las por partes.


Como afecta congelar alimentos

Cuando congelamos un alimento, el agua que contiene se transforma en hielo. En una congelación normal (la que hacemos en casa), se hace de manera gradual y se pasa por dos procesos, nucleación y cristalización.



Nucleación. En la mayoría de los alimentos, hay una zona situada entre los 0º y los -4º donde se da la máxima formación de cristales. Esto es importante pues puede determinar el punto de congelación. A mayor velocidad más pequeños serán los cristales que se formaran.


Cristalización. Una vez formados los núcleos de cristal, el resto del agua se va congelando alrededor terminando el proceso de congelación.


Algunos alimentos pueden sufrir daños en sus membranas celulares por el proceso de formación de cristales, dando lugar a ese cambio de textura que notamos en el paladar dejándolos menos crujientes y firmes.


Al congelar agua recordemos que gana volumen y dependiendo del alimento y su cantidad de agua su variación puede llegar al 9% pudiendo producir facturas o agrietamientos. Esto es especialmente importante si pretendemos congelar un líquido en un recipiente y va muy justo de tamaño. Seguramente nos romperá el recipiente y tendremos una fiesta en nuestro congelador.


El proceso de congelación no afecta a los valores nutricionales de los alimentos.


Las bacterias, al ser congeladas no se mueren, y cuando descongelamos vuelven a reproducirse normalmente. Congelar no es un método para matar bacterias de alimentos.


¿Cómo descongelo mis alimentos?

Hemos visto que para congelar un alimento cuanto más rápido se haga es mejor, pues a la hora de descongelar es todo lo contrario.


Lo ideal, es pasar el aliento en cuestión del congelador al frigorífico, y planificar que si queremos usar un alimento congelado, necesitaremos sacarlo unas 12 horas antes de consumirlo.


Hay que diferenciar bien lo que son carnes y pescados, que necesitan de mucho tiempo para que su sabor y textura no se ven afectadas por una descongelación rápida, y las verduras, que se pueden sacar del congelador y directamente ponerlas en la sartén.


Si lo vamos a descongelar a temperatura ambiente, recuerda que las bacterias se no se mueren en el congelado, mejor no dejarlo demasiado tiempo fuera del frigorífico.



¿Cómo congelo mis comidas?

Cuando congelamos nuestros propios alimentos tenemos que tener en cuenta una serie de pautas muy sencillas:


  • No meter en el congelador alimentos calientes, el proceso se hará más lento y los cristales que se formaran serán más grandes con lo que afectará a la estructura de nuestra comida modificando su sabor y textura.
  • Piensa en las porciones, no merece la pena congelar 10 filetes juntos si solo te los vas a comer tú, mejor separados y los podemos sacar según nuestras necesidades.
  • Congelas fruta y verduras siempre cortada, afectará menos a su estructura y no perderán ni su sabor ni su textura.
  • Las verduras antes de congelarlas se pueden cocer por completo, o darles un golpe de calor y “Blanquearlas” esto hará que no pierdan su color tras la descongelación.


¿Qué alimentos no se pueden congelar?

Algunos alimentos debido a su composición no resisten el congelado, esto no hace que sean malos para el organismo pero varia su sabor y textura al paladar lo suficiente para que no sean agradables de comer. Por supuesto, hablamos de congelación en el hogar y no de alimentos congelado en la industria.


  • Verduras crudas. Lo ideal es comprarlas ya congeladas pues las hace por un procesa tan rápido que los cristales que se forma son muy pequeños. Si las congelamos en casa el resultado no suele ser tan óptimo. Esto no afecta tanto si ya están cocinas, han perdido agua y no les afecta tanto la congelación.
  • Tartas y pasteles. El problema viene en el descongelado que afecta de forma negativa a su textura y sobre todos sabor.
  • Mayonesa. Si alguna vez habéis probado mayonesa descongelada lo entenderéis. Es una sustancia sin sabor y poco apetecible.
  • Huevos. Mejor mantenerlos en el frigorífico.
  • Productos lácteos (leche, queso, yogurt). La lecha al ser rica en grasa se separa del agua al ser congelada, una vez descongelada no se vuelven a unir. Solo el queso viejo se puede congelar y hay que hacerlo resguardarlo sobre un film de plástico.
  • Alimentos grasos. En general ningún alimento muy graso se podrá congelar pues al descongelarlo su sabor y su textura habrán cambiado a no poder unirse agua y grasa como estaban antes de congelarse.
  • Pastas, arroces, patatas, lechugas. Son alimentos con un alto contenido de almidones, que produce un cambio de sabor y sobre todo textura al ser descongelado.


¿Cuánto tiempo puedo tener la comida en  el congelador?

El congelado es como poner en  Stand By a los alimentos, pero para detener completamente el proceso bacteriano va  a depender de  la temperatura.  Un congelador normal ronda los  -14º a-20º y  esto hace que  la duración media de los alimentos sea de unos 12 meses. Los alimentos más grasos soportan peor el tiempo congelado y habría que consumirlos antes, unos 6 meses máximos.

CATEGORÍAS