camporico logo
esenfr

Dieta Alcalina

Cuando llegan ciertas épocas del año empezamos a mirarnos los kilos de más que hemos ganado y lo primero que hacemos es ponernos a dieta. En este caso vamos a mirar a fondo  una dieta que ha ido ganando fuerza en los últimos años, la dieta alcalina.


Principios básicos

La dieta alcalina se basa en la idea que los alimentos pueden variar el pH de nuestra sangre y con ello el de nuestro organismo. Para que la vida sea posible el PH de la sangre ha de estar entre 7.35 y 7.45 cualquier variación por arriba o por debajo suele desembocar en enfermedad grave y a veces la muerte.




La acidosis y la alcalosis son las enfermedades que aparecen cuando se modifica fuera de estos parámetros de nuestro pH.


La dieta alcalina se basa en que nuestra sangre esta ácida por culpa de la alimentación  y a través de ella podemos ponerla alcalina. Fue el médico alemán Otto Heinrich Warburg ganador de un premio nobel quien dijo “Para que haya cáncer, envejecimiento y enfermedades crónicas tiene que existir acidosis y falta de oxígeno”, claro que eso lo afirmó en 1932.


Alimentos que quitan la acidosis

No existen. No podemos modificar nuestro pH en sangre a través de los alimentos y la respuesta es bastante sencilla. Los alimentos al ingerirlos pasan al estómago que está lleno de una solución tremendamente ácida que descompone la comida para ser absorbidos por los intestinos como nutrientes descompuestos.
Cualquier modificación de nuestro pH en sangre suele derivan en síntomas graves, de forma que pretender modificarlo desde la alimentación no es posible.


¿Es mala la dieta alcalina?

No, para nada. A pesar de basarse su efectividad en razonamientos erróneos sus recomendaciones son buenas. La base de la dieta alcalina es comer más fruta, verdura y limitar el consumo de carnes.



Si nos fijamos en  los alimentos que descarta la dieta alcalina son los mismos que limitarían de cualquier tipo de dieta un nutricionista, aparte de recomendar ejercicio físico para oxigenar el cuerpo.
Alimentos buenso para la dieta alcalina:

  • Frutas.
  • Verduras.
  • Pan integral.
  • Cereales integrales.
  • Miel.
  • Pescados.

Alimentos desaconsejados en la dieta alcalina:

  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Café.
  • Bollería industrial.
  • Alimentos ultraprocesados.
  • Frituras.


Conclusiones

La dieta alcalina a pesar de basarse en conceptos erróneos es potencialmente una buena forma de alimentarse de forma saludable.


Otro asunto a tener en cuenta es que las dietas no tendrían que ser algo temporal sino una forma de alimentarse de forma constante.

 

 

 

 

CATEGORÍAS