camporico logo
esenfr

Obesidad y ejercicio en niños

Hace unos días asistimos a una charla de Walter Suárez investigador y miembro de la SEEDO (Sociedad española de estudio contra la obesidad), y nos pareció tan interesante que vamos a tratar de trascribir los puntos más importantes.
 

La obesidad no se cura

 
Es duro reconocerlo pero no se conoce cura a la obesidad como enfermedad. No nos referimos a unos kilos de más si no a mantener un nivel de mucho sobrepeso durante años, llegados a ese punto se puede perder peso, pero hay ciertos marcadores en nuestro organismo que nunca se estabilizaran.
 
Uno de los problemas ha sido simplificar la propia enfermedad desde todos los puntos, haciendo pensar que es solo un problema de exceso de grasa. Walter Suarez nos facilitaba una definición más exacta:
 
Enfermedad sistémica, multiorgánica, metabólica e inflamatoria crónica, multideterminada por la interrelación entre lo genómico y lo ambiental, fenotípicamente expresada por un exceso de grasa corporal, que conlleva un mayor riesgo de morbimortalidad.
 
Tanto estamos engordando que incluso hemos tenido que modificar los famosos Crash test dummies para poder hacer pruebas más realistas.
obesidad
 

La grasa que acumulamos desde pequeños

 
Una persona normal puede tener una media de entre 25-30 billones de células adiposas (adipocitos), el funcionamiento de estos es bastante sencillo. Cuando consumimos  más de lo  que gastamos, el organismo hace crecer estos adipocitos (hipertrofia), una vez que crecen hasta cierto nivel estos mandan una señal para duplicarse pues ya son demasiado grandes (hiperplasia).

La hiperplasia hace que de un adipocito ya tengamos dos que pueden crecer y almacenar más energía, el problema viene de la vida útil de estos adipocitos que es de unos 9 años.
 
Si, cuando engordamos lo suficiente, nuestras células que acumulan grase se duplican y duran una media de 9 años.
 
  • Persona no obesa: 25-30 billones de células grasa.
  • Persona moderadamente obesa: 60-100 Billones de células grasas.
  • Persona obesa: +300 billones de células grasas 
 

Niños gordos, adolescentes obesos, Hombres enfermos.

 
Durante el desarrollo de los niños hay varias épocas donde las células grasas tienen tendencia a duplicarse (hiperplasia) siempre que las condiciones lo requieran, es decir que tenga sobrepeso.
 
 
Como podemos ver en la gráfica entre los 4-6 años los niños que presentan sobrepeso tienen facilidad para duplicar las células grasas con lo que acumulan más células para llenarlas en caso necesario. A estas edades en normal que los niños no presenten casos de sobrepeso, pero cada vez con más frecuencia se empiezan a encontrar ejemplos de niños con distintos niveles de sobrepeso a estas edades.
 
La segunda etapa suele darse entre los 12-14 años, en plena adolescencia. Si el niño arrastraba sobrepeso se acentuara en esta época y seguramente le acompañe el resto de su vida si no cambia de hábitos.
 
Como vemos, los padres somos los directos responsables de muchos de los obesos del futuro y está en nuestras manos cambiar desde que son pequeños hábitos de alimentación y ejercicio para no hipotecar la salud de adultos.
 
En las siguientes entradas veremos cómo afecta la obesidad  y el sobrepeso a nuestros órganos y como el deporte nos ayuda a combatirlo.
 
 

CATEGORÍAS