camporico logo
esenfr

¿Qué como para la hipertensión?

Tarde o temprano todos vamos a tener  que vigilar nuestra tensión arterial, de forma que vamos a intentar desgranar todo lo la rodea.


¿Qué es?

La tensión arterial o presión sanguínea es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de nuestras arterias y vasos sanguíneos. Hoy día lo consideramos como uno de los signos vitales más importantes.


Cada  latido del corazón, hace que la presión varíe de un máximo a un mínimo:


Tensión arterial sistólica: Máxima.

Tensión arterial diastólica: Mínima.


Os dejamos una tabla simplificando los valores:


En la última década se ha incrementado la población con hipertensión, estimando que casi el 50% de las personas entre  55-69 años la  sufre y llegando casi al 75% de los mayores de 70 años.


Estos datos hacen que controlar la tensión arterial incremente su importancia.


La mayoría de las veces no presenta síntomas y eso hace que pase desapercibida, pero hay síntomas específicos que si ayudan a detectarla como dolores y molestias en cualquier parte de la cabeza.


Peligros de la tensión alta

Si tienes niveles altos de tensión arterial mantenidos en el tiempo, aumenta el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiacas, especialmente a partir de los 60 años.


Una tensión arterial alta, también se asocia en muchos casos a riesgo de caídas en personas mayores.


Que como para mejorar

La alimentación es una parte importante para el control de la hipertensión, habitualmente se ha retirado la sal de todos los pacientes, y muchos de ellos se vanaglorian de la ausencia de sal en sus comidas, pero con la información actual vemos que esto no es suficiente.


La recomendación de comer más fruta, verduras y legumbres son válidas para la casi totalidad de la población, pero para un hipertenso hay que matizar que tendríamos que darle especial importancia a las que contiene magnesio, calcio y potasio.


Es muy frecuente encontrar niveles muy bajos de magnesio, calcio y potasio en hipertensos


Los niveles de potasio y sodio en el organismo de un adulto influyen directamente en su hipertensión, de modo que tomar alimentos ricos en estos elementos ayudará a controlarla.


Alimentos ricos en potasio. La opción no es meter un  arbol platanero en casa, soja, aguacate, frutos secos, tofu y muchas legumbres contienen niveles altos de potasio. No se trata de atiborrase de estos alimentos, pero sí de introducirlos como alimentos habituales en nuestra dieta.


Alimentos ricos en calcio y magnesio. Legumbres, frutos secos y semillas contiene las cantidades necesarias para mantener nuestros niveles óptimos. En el caso de las semillas, si son pequeñas como la chía o el lino es necesario triturarlas.


Nitratos orgánicos. Los nitratos orgánicos se transforman en óxido nítrico en el cuerpo y ayuda con la dilatación de los vasos sanguíneos. Podemos encontrar estos nitratos en alimentos como rúcala, lechuga, espinacas y verduras de hoja verde además de en la remolacha y el rábano.


Ultra-Procesados. Es una lucha difícil y complicada. Toda nuestra sociedad está influenciada por el marketing y las empresas de alimentos ultra procesados nos bombardean de manera constante sobre sus productos. Todos tenemos en la memoria de anuncios de refrescos, hamburguesas, pizzas, etc…pero nos cuesta recordar anuncios de verduras y frutas.


Estos alimentos ultra procesados, son alimentos muy ricos en sal, azúcar, grasas de mala calidad, etc…es mejor dejarlos para ocasiones muy especiales y suprimirlos cuando se pueda. Si se consumen un día no pasa nada, pero no hay que meterlos en nuestra dieta.


Alcohol Nadie discute que alcohol es perjudicial, incluso en pequeñas cantidades, pero a pesar de su excelente sabor hay al limitarlos lo máximo posible y si es posible dejarlos solo para ocasiones especiales.


Tabaco. Platéate dejarlo. Es una tarea muy difícil y que requiere un enorme esfuerzo, pero lo que ganaras en salud está a la altura del esfuerzo.


Deporte

El deporte es el gran olvida de los hipertensos, pensamos que nuestra hipertensión es cosa de nuestra alimentación y lo cierto es que esta tan relacionada con nuestra falta de rutina de ejercicios como de nuestra alimentación.


La actividad física y el ejercicio físico son indispensables para el tratamiento de este tipo de enfermedades, aunque hay que advertir que en determinados cuadros clínicos no son recomendables algunos ejercicios. Mejor consultar a su médico.


Sobre el deporte a realizar, puede ser cualquiera como caminar, bicicleta, natación, levantamiento de cargas, gimnasio, etc… No importa tanto el deporte que hagamos como que se convierta en habitual y la intensidad que le demos. De la intensidad dependerá el beneficio.




CATEGORÍAS