¿Sabemos lo que comemos?

Cada vez nos preocupamos más por lo que comemos y prueba de ello es la cantidad de información que podemos encontrar en internet.  Ya todos los diarios digitales tienen una sección de nutrición, pocas universidades no ofertan formaciones sobre nutrición y en los matinales cuando tratan el tema de la nutrición ya no va un médico, invitan al nutricionista.


El sentimiento de preocupación por nuestra alimentación es perfectamente comprensible, aunque en ciertos casos se convierta en obsesión y de lo que no tengo duda es que genera más dudas de las que resuelve.


¿Sabemos que comemos?, esta frase se acuño en el siglo XIX por el antropólogo Ludwing Feuerbach que ya empezaba a preocuparse por la dieta y seria de los primeros en cambiar el concepto de que la comida era solo supervivencia. Pero fue en el año 1942 cuando en estados unidos nace la frase Eres lo que comes que despierta de forma definitiva el interés por la nutrición.


El interés por saber lo que comemos ha ido en aumento llegando a demonizar determinados ingredientes por su baja calidad o por la forma de producirlo. Un claro ejemplo es el aceite de palma que siendo simplemente un aceite de baja calidad se le han acusa incluso de causar cáncer.


No mata el veneno, si no la dosis, esta frase de José Miguel Mulet, profesor de biotecnología en la universidad de Valencia la comentaba en una entrevista en la radio. Mulet afirma que existe mucho miedo infundado a los transgénicos, a los aditivos en general y que está seguro que el siguiente aditivo que será blanco de todas las críticas será el glutamato. El mayor problema es que casi todos estos ingredientes aparecen en los alimentos procesados menos recomendables, ¿Convierte esto a los aditivos en malos?


Juan Revenga, Nutricionista de referencia en España es muy crítico “Existe mucha información contradictoria la cual genera mucha confusión”.  Además los intereses comerciales muchas veces van en contra de la salud. La dieta tiene que estar soportada sobre todo por frutas y verduras, los productos cárnicos de forma ocasional y los ultra procesados evitarlos siempre que se pueda.


El consumo de carnes rojas durante mucho tiempo se relacionó con salud y buena alimentación, ahora sabemos que su ingesta excesiva está relacionada con varios tipos de cáncer y con la obesidad.


Lo cierto es que gracias a la información hay una clara tendencia al mayor consumo de frutas y verduras y a la bajada de ciertos productos cárnicos procesados, pero hay algo que se mantiene de forma irreductible y es el consumo de alimentos ultra procesados. Hemos dejado de lado la cocina y cambiado los productos saludables por otros que no lo son tanto y están haciendo que enfermedades que hace 100 años caso no existían ahora son una de las principales causas de muerte del mundo.



¿Que como para el colesterol?

¿Que como para mi colesterol?

Leave review
El público en general conocimos al “colesterol” en la época de los 80 a raí...
Leer más
Fruta ¿Es sano tomarla?

Fruta ¿Es sano tomarla?

Leave review
Leer más
Niños que pegan

Niños que pegan

Leave review
Leer más

CATEGORÍAS