camporico logo
esenfr

Superalimentos y dietas milagro.

Hace unos 2.400 años, Hipócrates, médico griego y padre de la medicina, afirmo “que la comida sea tu alimento y tu medicina” y en esas estamos en 2020. El marketing, ha conseguido convencernos que podemos blindar nuestra salud con los alimentos, preocupados como estamos por el bienestar y la salud, la credulidad, juega en nuestra contra.


Verdad o mentira

La Salud continúa siendo una de nuestras mayores preocupaciones, y esto hace que mitos como las vitaminas de los zumos que desaparecen por arte de magia o el límite de tres huevos a la semana, continúen presentes hoy día.


No es que seamos especialmente crédulos, pero hay factores que nos hacen más influenciables, el primero es que parezca ciencia. Si lo dice un estudio tiene que ser verdad.


La otra opción es que un médico, facultativo, investigador o similar, afirme cualquier dato sobre nutrición para que se convierta en verdad absoluta.


Realizar un estudio riguroso en alimentación es tremendamente difícil y muy, caro. Muchos de los estudios que se publican son observacionales, esto quiere decir que solo observan, miden y analizan ciertas variables, en alimentación esto casi no tiene ningún peso.


Muchos de los estudios importantes, están financiados por multinacionales de productos elaborados, eso se llama conflicto de intereses.


Cualquier divulgador nutricional que se precie, antes de comenzar su charla expone sus conflictos de intereses y cita sus fuentes de ingresos, para que quede claro si su discurso está o no influenciado por el componente económico.


Con este panorama es tremendamente difícil separar la paja del grano, y requiere de conocimientos para hacerlo.



Lo Exótico vende.

Es fácil creernos cualquier idea de nutrición, porque no parecen especialmente peligrosas. Si compramos un producto pensando que nos va a ayudar y no lo hace, damos por hecho que tampoco hace daño.


El marketing, ha conseguido que nos creamos promesas de efectos increíbles de ciertos productos, llegando a considerarlos superalimentos, pero que debido a su dosis, su impacto en nuestra dieta y salud es casi nula.


Esto se consigue pulsando ciertas tecla de nuestro cerebro, si es exótico y desconocido se le da más relevancia, y puede parecer el último descubrimiento para nuestra salud.


También hay que jugar la baza del miedo, si no lo tomas te quedas detrás, tu vecino tendrá la añorada salud perfecta y tu no.


Dietas milagro

Las dietas milagro se sustentas en dos patas, el primero es la necesidad imperiosa de verse mejor y el segundo el desconocimiento de fisiología humana.


Las personas somos vagas por naturaleza, si padecemos un dolor concreto y sabemos que con una rutina de ejercicios nos desaparecerá, casi siempre optamos por medicarnos, solución rápida, sencilla,  sin esfuerzo, pero temporal.


Con las dietas ocurre algo parecido, perder grasa y ganar salud requiere de un conjunto de cambios en nuestras rutinas, como deporte regular, cambios en hábitos alimenticios, sueño correcto, etc... Puede parecer sencillo, pero no lo es, la mayoría de las personas necesitan ayuda para afrontar todos estos cambios.


Las dietas milagro no funcionan, y  la explicación ya la ofrecimos en este post, lo cierto es que solo funcionan para las estafadores que las venden o hacen negocios con ellas.


Conclusión.

Si te has decido mejorar tu salud, visita a un nutricionista y pide ayuda, pero no te dejes guiar solo por información de internet, en la mayoría de los casos perderás dinero y salud.

¿Que como para el colesterol?

¿Que como para mi colesterol?

Leave review
El público en general conocimos al “colesterol” en la época de los 80 a raí...
Leer más
Fruta ¿Es sano tomarla?

Fruta ¿Es sano tomarla?

Leave review
Leer más
Niños que pegan

Niños que pegan

Leave review
Leer más

CATEGORÍAS